intitulado

Seguimos buscando voluntarios para el estudio BipoGent

El Instituto Pere Mata lidera un estudio sobre el trastorno bipolar

Investiga los efectos de un gen analizando 600 personas, 300 con la enfermedad y 300 Sanes

¿Están implicadas variantes de un gen -el DDR1- en la velocidad de procesamiento cognitivo en pacientes con trastorno bipolar? Este es el objetivo de un ambicioso proyecto de investigación del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV) – Hospital Universitario Instituto Pere Mata. El lidera la doctora Elisabet Vilella y participan dos centros hospitalarios catalanes más: el Hospital Clínico, a través de los grupos de investigación del doctor Eduard Vieta, y la fundación FIDMAG Hermanas Hospitalarias, con el grupo de la doctora Edith Pomarol-Clotet.

Bipogent -así se llama el proyecto- se puso en marcha hace más de un año, pero siguen necesitando más voluntarios para que los resultados sean válidos. en necesitan 600, una mitad de los cuales deben ser personas con trastorno bipolar y la otra personas sanas, el llamado grupo de control. según Vilella, más de un año después de poner en marcha el proyecto han conseguido la mitad.

Todos los voluntarios son evaluados por psiquiatras y psicólogos, se les extrae sangre para un estudio genético y se les hace una neuroimagen craneal, a través de la Fundación Pasqual Maragall. Vilella dice que aún no hay resultados preliminares porque hay que llegar a los 600 voluntarios por razones estadísticas. El objetivo es tener estos primeros resultados al inicio de este verano.

El gen DDR1 ha estudiado en su relación con la esquizofrenia, y la hipótesis del grupo que lidera Vilella es que también tiene relación con los peores pronósticos del trastorno bipolar. Una de las psiquiatras del estudio, Elisa Losantos, explica que el estudio puede contribuir a aclarar por qué algunos pacientes sufren un mayor deterioro de la función cognitiva que otros.

Los afectados hablan

El Alexia tiene 37 años y tiene diagnosticado un trastorno bipolar desde hace dos años y medio. Así que se enteró del estudio sobre su enfermedad se inscribió como voluntaria. Confía en que los resultados puedan ayudar a conocer más sobre el origen del trastorno. "De pequeña ya sabía que era diferente. de 19 años sufrí anorexia y bulimia tras perder mis padres en sólo dos meses de diferencia. Del trastorno bipolar no había oído hablar nunca hasta el diagnóstico ", explica Alexia, que estuvo ingresada 33 días en la unidad de agudos del Hospital Pere Mata. Ahora va cada día a la Fundación Pere Mata y, en la Fundación La Caixa, se está preparando para volver al mundo laboral y trabajar en el mundo de la pedagogía, ya que es licenciada y especialista en absentismo escolar. "La reinserción laboral es complicada pero lo estoy intentando. Nos merecemos una segunda oportunidad ", estados. Participa en charlas en los institutos de secundaria para explicar su caso y considera que actualmente enfermedades como sus son un estigma para los que las sufren: aunque se les considera "locos".

Jordi, que tiene 45 años y hace cinco que está diagnosticado de trastorno bipolar, coincide con Alexia en el estigma que pesa sobre los que padecen esta enfermedad. Él sí conocía que existía el trastorno bipolar, pero no se imaginaba que el sufría. "Ya llevaba varios años con depresiones. Primero me duraban un par de semanas y luego se me fueron alargando. Me empezaron a medicar y me terminaron diagnosticando la enfermedad ", cuenta Jordi, que afirma que dice abiertamente que tiene trastorno bipolar porque le ayuda a él ya su entorno, y espera que el estudio en el que participa como voluntario ayude en el tratamiento de la enfermedad; él cree que aún se desconoce fuerza como tratarla: "A mí me han ayudado mucho los talleres de psicoterapia, pero no te ofrece el sistema de salud público y te tienes que buscar la vida. Y también me ha ido muy bien hacer solo el Camino de Santiago dos veces: 1.300 y 1.800 kilómetros ".

El Ignacio no lo sufre ni había oído hablar del trastorno bipolar hasta que descubrió el stand en la última feria ExproReus con la llamada de voluntarios para el estudio. Se informó y se inscribió. Ya ha sido sometido a todas las pruebas y será uno de los 300 integrantes del grupo de control. "No dudé nada a decirles que me utilizaran", estados.

El gen estudiado

En el cerebro la conexión entre neuronas es fundamental para que las señales del exterior y del resto del organismo se transformen en órdenes que el cerebro envía. En gran parte esta conexión entre neuronas se hace por transmisión de una corriente eléctrica. Para que esta transmisión sea eficaz (no es perdi energia) y sea rápida, el axón de las neuronas está recubierto por una capa aislante, producida por otras células·lulas, que s’anomena mielina. La mielina es como el recubrimiento de plástico de los cables eléctricos. El conjunto de muchos axones -prolongación de la célula·lula nerviosa, a través de la cual viaja el impulso nervioso- con mielina da lugar a la sustancia blanca del cerebro.

La proteína que estudia el proyecto Bipogent es a la mielina. Los investigadores descubrieron que aproximadamente un 4% de la población tiene una alteración en el gen DDR1, que es el que codifica la proteína que provoca el defecto en la mielina.

¿Qué es el trastorno bipolar?

En Cataluña más de 100.000 personas padecen trastorno bipolar. Se trata de una enfermedad psiquiátrica grave que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. Las personas que lo padecen pueden oscila·lar desde la euforia patológica, llamada manía, hasta la depresión, pasando por fases sin ningún tipo de síntoma psiquiátrico, conocida como fase eutímica. "Es una patología grave, pero bien controlada permite a los pacientes llevar una vida normal y no provoca el deterioro de la esquizofrenia. Hay un factor genético y otro ambiental, y normalmente la enfermedad comienza a manifestarse en la adolescencia o al inicio de la edad adulta ", explica Vilella, que apunta a que el síntoma más visible es que los afectados no regulan bien su estado de ánimo y pasan de la euforia y la hiperactividad, en que no controlan sus acciones o lo que dicen -se conoce como estado maníac-, a la depresión y la apatía.

buscan donativos

Bipogent cuenta con un presupuesto total de alrededor del medio millón de euros y actualmente tiene el 50% cubierto, lo que ha permitido comenzar la fase de análisis. Para poder cumplir todos los objetivos que se proponen necesitan más dinero y por esta razón aún se puede col·laborar en el desarrollo y el mantenimiento del proyecto haciendo un donativo en línea en bipogent.cat. "Las donaciones puntuales hacen, sin duda, que podamos llegar un poco más allá ", explica Vilella.

El proyecto ha recibido una ayuda de casi 100.000 euros de la prestigiosa fundación norteamericana Brain and Behavior Research Foundation. Esto permitirá que el equipo investigador pueda, durante los próximos dos años, completar los análisis genéticos que se había propuesto hacer y que no cubría la financiación que tenían hasta ahora. Aparte de la aportación económica, esta ayuda añade prestigio al grupo de investigación, ya que conseguir financiación de esta fundación está muy bien valorado a nivel internacional por la alta competitividad que hay para conseguir.

noticias

Publicado en Sin categoría.