El Instituto Pere Mata lidera un estudio pionero del trastorno bipolar

Es busquen 600 personas voluntarias en toda Cataluña para llevar a cabo la investigación

El Instituto Pere Mata coordina un trabajo de investigación pionero del trastorno bipolar, en el que participan el Hospital Clínico de Barcelona y la Fundación hermanas Hospitalarias (Fidmag). En esta alianza de los tres centros hospitalarios, un equipo conjunto de cerca de una cincuentena de investigadores quiere analizar la relación entre la mielina -la sustancia blanca del cerebro- y la gravedad de esta enfermedad psiquiátrica grave, y qué papel juega un gen en concreto, el DDR1. Es la primera vez que se estudia la influencia de este gen en el trastorno bipolar. Para llevar a cabo la investigación, se necesitan 600 personas, 300 pacientes y 300 voluntarios sanos. La cantidad de la muestra, el trabajo exhaustivo -se estiman tres años de estudio- y las pruebas tan especializadas dan al proyecto una dimensión poco habitual. Desde el Instituto Pere Mata se hace un llamamiento a la participación para poder investigar y poner luz sobre una enfermedad que padecen más de 100.000 personas en Cataluña.

Se calcula que en Cataluña más de 100.000 personas padecen trastorno bipolar, una enfermedad psiquiátrica grave que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo, y más de 300.000 están afectadas por los diferentes tipos del trastorno. En las comarcas tarraconenses la prevalencia está alrededor del 1% de la población. per tant, se estima que unas 8.000 personas pueden presentar la enfermedad.

el proyecto, bautizado con el acrónimo 'BipoGent', es el primero de estas características que se lleva a cabo en el país, y los investigadores apuntan la peculiaridad del estudio incluso a nivel internacional. Con nombre y logotipo propio, se presenta públicamente para encontrar las 600 personas de entre 18 y 55 años que se necesitan para el estudio, la mitad de las cuales deben estar diagnosticadas con trastorno bipolar y encontrarse en fase eutímica, es decir, estabilitzats, sin episodios activos.

De cada centro hospitalario dependerán 200 personas -100 con trastorno y 100 que no lo sufran. Todos ellos se someterán a varias visitas con un psiquiatra y un psicólogo, que les harán pruebas clínicas y neuropsicológicas. También se les hará una extracción de sangre y una resonancia magnética craneal que sólo se puede realizar en la Fundación Pasqual Maragall, el único centro preparado que hay en Cataluña. así, el estudio pivotará sobre tres vertientes: la evaluación clínica, la genética y la neuroimagen. Por ello se ha hecho necesaria la organización de un equipo multidisciplinar.

Un estudio previo sobre la esquizofrenia

Hasta ahora no se había estudiado el papel del gen DDR1 en la estructura y el funcionamiento del cerebro de personas con trastorno bipolar. El Instituto Pere Mata parte del precedente de haber estudiado este gen y su relación con la esquizofrenia. Ambas patologías tienen cierto solapamiento en síntomas y en genética. Las personas que las padecen tienen alterada la mielina. Por este motivo, el grupo de investigación de la bióloga Isabel Vilella, pensó que este gen, que se encuentra en la mielina y está relacionado con la susceptibilidad de desarrollar esquizofrenia, también podría estarlo en el caso del trastorno bipolar.

Factores de riesgo genéticos y ambientales

Elisabet Vilella, directora de investigación del Instituto Pere Mata que coordina el proyecto, explica que factores genéticos y ambientales pueden condicionar la aparición de esta enfermedad crónica. por eso, apunta que el estudio tiene por objetivo “demostrar que las personas pueden tener una variante genética que condiciona que la sustancia blanca del cerebro sea diferente y sean más propensas a padecer trastorno bipolar, así como también por factores ambientales, como experiencias traumáticas de la infancia tales como malos tratos”. “Es posible que encontramos resultados positivos”, augura Vilella.

Financiado en un 50%

el proyecto, a tres años vista, ha recibido financiación del Ministerio de Economía y Competitividad, si bien sólo sufraga un 50% del presupuesto del estudio, lo que ha hecho rebajar las expectativas iniciales del proyecto y tener que buscar donaciones. de vez, el Pere Mata, que lidera este proyecto conjunto, está haciendo difusión del estudio para la búsqueda de donaciones, pero sobre todo, de los 600 personas voluntarias, con la idea de poner en marcha en septiembre y en un año comenzó a trabajar con los voluntarios.

noticias

Entrevista con la Dra. Vilella, coordinadora de BipoGent

Es calcula que 8.000 personas en la demarcación de Tarragona pueden presentar trastorno bipolar, y 100.000 en toda Cataluña. Precisamente en este ámbito, el Instituto Pere Mata impulsa, en col • colaboración con dos centros más, un estudio pionero en el mundo por su alcance en todos los sentidos. Busquen 600 voluntarios de todo el país para investigar los condicionantes genéticos de esta enfermedad.

El Instituto Pere Mata de Reus, el Hospital Clínico y de Barcelona y la Fundación hermanas Hospitalarias, con sede en Sant Boi de Llobregat, llevarán a cabo un estudio pionero en el ámbito de la salud mental. es pionero, para una banda, porque se espera analizar una población de 600 personas. La mitad serán pacientes con diagnóstico de trastorno bipolar, pero que no presenten, en el momento de participar en el estudio, síntomas o episodios. La otra mitad debe ser población catalogada de 'sana', es decir, sin trastornos mentales. Otro rasgo que convierte el estudio en pionero es su alcance científico. S’investigaran tres fronts. Para una banda, el genético, liderado por el Instituto Pere Mata, y que quiere averiguar la implicación de un gen concreto en la aparición y, sobre todo la evolución del trastorno bipolar. El gen escogido, llamado DDR1, es el mismo que el Instituto ya ha estudiado en pacientes con esquizofrenia, por lo que han optado por analizarlo, también, en este caso.

'Es una proteína que está en la sustancia blanca del cerebro, la mielina, que es la capa que envuelve la conexión entre las neuronas ', explica Elisabet Vilella, directora de investigación del Instituto Pere Mata y coordinadora del proyecto. 'Nosotros ya lo habíamos estudiado previamente en esquizofrenia, esta proteína, y habíamos encontrado una relación. El trastorno bipolar y la esquizofrenia comparten ciertas características como la base genética, y la mielina ya se ha visto que está alterada tanto en la esquizofrenia como en el trastorno bipolar’. El estudio también atacará la vertiente clínica de los voluntarios para detectar condicionantes ambientales. Es decir, estudiará hasta qué punto, por ejemplo, haber vivido una experiencia traumática condiciona la persona a sufrir trastorno bipolar o a sufrir en un grado superior.

Según explica Vilella, la hipótesis a partir de la cual se desarrolla el estudio es 'Poder demostrar que las personas pueden tener una variante genética que condiciona que su sustancia blanca sea diferente y que esto los hace más propensos a tener trastorno bipolar; y que además, esto pueda estar modulado por algunas variables como, por ejemplo, el hecho de haber vivido alguna experiencia traumatizante’. La tercera pata del estudio es la neuroimagen. A través de una resonancia analizará la diferencia entre la actividad cerebral de los pacientes diagnosticados y los sanos, o la diferencia entre los mismos pacientes diagnosticados en función del grado de la enfermedad. El estudio, presupuestado con 270.000 euros provenientes del gobierno central, tiene previsto comenzar su actividad el próximo mes de septiembre con una duración de 3 años. los primeros 18 meses se dedicarán a encontrar los 100 voluntarios sanos y los 100 diagnosticados que necesita cada uno de los centros que participa. Entre el equipo coordinador y el personal necesario en cada centro, el estudio implicará alrededor de una cuarentena de investigadores.

noticias

El Instituto Pere Mata investiga los genes que intervienen en el trastorno bipolar

El Instituto Pere Mata llevará a cabo un estudio pionero en el trastorno bipolar

El objetivo es demostrar que las personas pueden tener una variante genética que los hace más propensos a tener la enfermedad.

El Instituto Pere Mata de Reus, junto con el Hospital Clínico de Barcelona y la Fundación hermanas Hospitalarias de Sant Boi de Llobregat (FIDMAG), llevará a cabo un estudio llamado BIPOGENT que pretende analizar las posibles variantes que hacen a una persona más propensa a tener el trastorno bipolar.

El Instituto Pere Mata comienza un estudio genético pionero en el trastorno bipolar con la ayuda de investigadores del Hospital Clínico y de Fundación hermanas Hospitalarias de Sant Boi del Llobregat. / Alex Soler

¿Qué es el trastorno bipolar?

Cristina Sáez, la Jefe de servicio de la Red Comunitaria de Adultos, lo define como "Una enfermedad que afecta al ánimo pero también afecta al comportamiento y la cognición, es decir, al pensamiento ". El trastorno bipolar es una enfermedad crónica cíclica que sufren cerca de 8.000 personas en la demarcación de Tarragona. Los pacientes sufren episodios depresivos y maníacos intercalados con episodios de eutímicos, es decir, estadios donde no se sufre ningún trastorno del ánimo. Según el tipo de episodios y su intensidad se identifican diferentes tipos de trastorno bipolar.

El tratamiento del trastorno bipolar se farmacológico. Mediante estabilizadores del ánimo se intenta minimizar los ciclos alterados y prolongar los estadios eutímicos para que el paciente sufra las mínimas alteraciones posibles. Sin embargo, también se emplea la atención psicológica y educativa para complementar el tratamiento farmacológico.

BIPOGENT

El estudio consiste en utilizar técnicas de la genética, la neuroimagen y pruebas neuropsicológicas y de evaluación de funcionamiento y manejo psicosocial de 600 voluntarios. El objetivo es estudiar el paper del gen DDR1, que ya se probó que tenía peso en el desarrollo de la esquizofrenia, en el proceso del trastorno bipolar y determinar que las personas con una variante genética específica son más propensos a padecerlo. Además, se quieren identificar la acción que realizan las variables ambientales, como malos tratos o situaciones de duelo, como puede ser la muerte de un ser querido, en el desarrollo de la enfermedad.

Poco a poco, la medicina está tomando un carácter más personal y estudios como estos tienen el objetivo de profundizar al máximo en sus respectivos campos y poder proporcionar una atención personalizada a los pacientes.

voluntarios

En la demarcación, el Instituto Pere Mata de Reus busca 100 voluntarios sanos que deseen participar en el proyecto y ayudar a llevar a cabo el estudio. Por otra banda, también es buscan personas que padezcan el trastorno bipolar pero estén en fase de eutimia. Los interesados ​​pueden llamar al 683 303 530 para más información.

noticias

Impulsan un estudio del trastorno bipolar en Reus

El Instituto Pere Mata participa en un proyecto coordinado con dos centros hospitalarios más y para el que se necesitan seiscientas personas

El Instituto Pere Mata coordina un trabajo de investigación pionero del trastorno bipolar, en el que participan el hospital Clínico de Barcelona y la Fundación Hermanas Hospitalarias (Fidmag). En esta alianza de los tres centros hospitalarios, un equipo conjunto formado por cerca de cincuenta investigadores quiere analizar la relación entre la mielina (la sustancia blanca del cerebro) y la gravedad de esta enfermedad psiquiátrica grave, y qué papel tiene un gen en concreto, el DDR1. Es la primera vez que se estudia la influencia de este gen en el trastorno bipolar.

Para llevar a cabo la investigación, se necesitan seiscientas personas, trescientos pacientes y trescientos voluntarios sanos. La cantidad de la muestra, el trabajo exhaustivo -se estiman tres años de estudio- y las pruebas tan especializadas dan al proyecto una dimensión poco habitual.

De cada centro hospitalario participando en dependerán doscientas personas (ciento con trastorno y cien que no lo sufran). Todas se someterán a varias visitas con un psiquiatra y un psicólogo, que les harán pruebas clínicas y neuropsicológicas.

LA CIFRA

600
personas se necesitan para llevar a cabo el estudio; 300 son pacientes y los 300 restante, voluntarios sanos.

Un proyecto pionero en nuestro país

el proyecto, bautizado con el acrónimo BipoGent, es el primero de estas características que se lleva a cabo en el país, y los investigadores destacan la peculiaridad del estudio incluso en el ámbito internacional. Con nombre y logotipo propios, se presenta públicamente para encontrar las seiscientas personas de entre 18 y 55 años que se necesitan para el estudio, la mitad de las cuales deben estar diagnosticadas con trastorno bipolar y encontrarse en fase eutímica, es decir, estabilitzades, sin episodios activos.

Se calcula que en Cataluña hay más de 100.000 personas que padecen trastorno bipolar, una enfermedad psiquiátrica grave que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo, y más de 300.000 están afectadas por los diferentes tipos del trastorno. En las comarcas tarraconenses la prevalencia está alrededor del 1% de la población. per tant, se estima que unas 8.000 personas pueden tener la enfermedad.